martes, 22 de marzo de 2016

Cuidado Básico del Cuerpo


La piel es el órgano más grande del cuerpo humano. Cerca de cuatro millones de receptores en la piel hacen que sintamos frío y calor, dolor y placer. También es un elemento importante en la regulación de la temperatura corporal y forma una cubierta protectora para el cuerpo.
La piel tiene su propio mecanismo de hidratación que la mantiene flexible y resistente aunque en ocasiones no es suficiente. Para evitar problemas de la piel como la descamación, la irritación y la sensación de tirantez y sequedad es necesario aportar una ayuda extra hidratándola.

¿Por qué la piel pierde hidratación? Muchos factores pueden hacer que la piel pierda hidratación:

Duchas y baños frecuentes con agua caliente: mojar la piel no siempre la hidrata más, con el tiempo la humedad se escapa de la epidermis. Cuanto más caliente esté el agua, más elimina los lípidos protectores y aumenta la agresividad de los irritantes de tu gel de ducha para penetrar en la piel.

Enjabonarse con jabones que contienen colorantes y fragancias: estos jabones son más agresivos y puede quitarle a la piel sus aceites naturales, mientras que los colorantes y fragancias pueden irritar la piel seca.

Factores ambientales: durante los meses de invierno, el aire frío y seco del exterior y la calefacción de interiores puede reducir la hidratación de la piel.

Envejecimiento: el contenido acuoso de la piel y los aceites naturales disminuyen con la edad porque las glándulas sebáceas son menos activas. El sol es uno de los factores más importantes del envejecimiento de la piel.

La suma de estos factores realza la importancia del uso de productos que hidraten y compensen estas pérdidas y así evitar problemas de piel.

¿Qué es una piel deshidratada? Nos referimos a una piel deshidratada cuando el nivel de hidratación es inferior al umbral mínimo (10%). Una piel deshidratada tiene una falta de agua, se queda tirante y presenta finas estrías de deshidratación y la tez puede tener un aspecto gris. La deshidratación es simplemente un estado: una vez que se restablezca el equilibrio, la piel vuelve a encontrar su elasticidad y una tasa de hidratación normal.

¿Qué es una piel seca? La piel seca presenta pequeñas arrugas y genera tirantez dolorosa, falta de elasticidad y malestar. Es más frágil y sensible que una piel normal. A diferencia de la piel deshidratada, la piel seca tiene menos lípidos. Por lo tanto, es necesario rehidratar las capas superiores de la epidermis y también completar la falta de grasa necesaria para fijar el agua en la capa córnea.

TRUCOS Y CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA PIEL. Repara la piel seca, muy seca o con picores con estos sencillos consejos que te propongo para el cuidado de tu piel:

Toma duchas o baños más cortos y usa agua templada en vez de caliente.

Dúchate con un gel suave para evitar quitarle a la piel su hidratación natural. Si te gusta darte un baño caliente, usa mejor un aceite de baño, ya que los baños de espuma le restan a la piel hidratación y nutrición.

Evita frotar la piel con la toalla y sécate con suaves toques.

Usa una crema de hidratación intensa diariamente en cualquier zona donde la piel esté muy seca (codos, rodillas, incluso labios). Aplicar a la hora de acostarse para la reparación nocturna de la piel seca.

Para el cuidado de la piel lo importante es usar los productos correctos. Utiliza cremas con Glicerina, Urea, Pantenol o Bisabolol que, con sus propiedades hidratantes, emolientes y suavizantes, protegerán tu piel, incluso con viento y frío.

Durante los meses más fríos, evita temperaturas por encima de los 24ºC en tu hogar, ya que la calefacción reseca el ambiente, haciendo que tu piel también se reseque. Usa un humidificador o recipientes de agua que se cuelgan en los radiadores para humidificar el ambiente.

La sauna es buena para la piel porque activa el riego sanguíneo limpiando y eliminando toxinas.

Para tener una piel bonita, también te aconsejo beber 2 litros de agua / día para aportar al organismo la cantidad que necesita a diario.

Consejos específicos para cada tipo de piel. La hidratación debe adaptarse a tu tipo de piel y los cuidados que le aportemos deben ser diferentes según ésta sea grasa o seca.

Las pieles mixtas y grasas, son ricas en sebo y prefieren cremas ligeras y fluidas que hidraten fácilmente.

Las pieles más secas necesitarán cremas de textura más rica y untuosa.

Para el cuidado de tu piel te recomiendo la Colección del Cuerpo Satin Body compuesta por:

La Loción Hidratante. Hidrata durante más de 24 horas, dejando una sensación suave y sedosa en la piel. Contiene extracto de aloe vera y de camomila, ingredientes ambos conocidos por calmar y suavizar la piel. También contiene extracto de té verde, que ayuda a proteger la piel de los radicales libres, y glicerina, que ayuda a acondicionar y suavizar la piel, manteniendo los niveles de humedad adecuados. Esta loción ha sido dermatológicamente testada y es libre de aceites. 
El Gel de Cuerpo 2 en 1Este exclusivo gel botánico ofrece la comodidad de disponer de un gel y una crema depilatoria (con cuchilla) en un único producto. Su innovadora fórmula proporciona una piel fresca, limpia y suave sin dejar sensación grasa. Contiene Contiene glicerina, extracto de aloe vera y de camomila, calman, suavizan la piel y protegen la piel de los radicales libres. Dermatológicamente testado. Libre de aceites. 

Y si te gusta la aroma-terapia te encantará la Colección de Cuidado del Cuerpo de Té Rojo& Higo y la Colección de Flor de Loto & Bambú, compuestas por un Gel Exfoliante para el Cuerpo, Loción Nutritiva y Spray Desodorante. 

Fuente. Neutrógena.

Para más información y contacto, pincha aquí!

No hay comentarios:

Publicar un comentario